Momo Cortés Momo Cortés
Menu

Discografía

Constante contradicción

Release Date: January 1, 2006
Available now on:

Available Lyrics

Paseando por la ciudad un domingo extraño,
me preguntaba donde iría a parar al cabo de un rato.
Las calles vacias están, el sol me ilumina
y tambien sería un buen plan ir a la piscina.

Hoy no tengo nada que hacer,
invitarte a un té estaría muy bien,
pero aún no sé muy bien que es lo que haré.

Pensar en tí me hace feliz.
No tengo nada que decir.
No sé dejar de sonreir.

Cuando caiga el sol la luna nos acompañará,
bajo las estrellas bailaremos un vals.

Caminando por algunas calles sin arder,

viendo sombras en la pared.

Ellos siguen nuestros pasos, no puedes mirar atrás.

Debemos continuar

Escapando de la confusión.

Levantemos la vista y gritemos que…

NO nos pueden engañar.

Queremos la verdad que no nos muestran, tenemos la respuesta

Nuestro sol podría iluminar rincones que jamás pudimos ver

Hambre de Poder.

Despojémonos de los disfraces que nos dan

con la excusa de la igualdad.

Jerarquías de intereses que les vienen bien

No vamos a obedecer.

Y si un día nos dejan hablar

Gritaremos a coro con fuerza que NO…

(CHORUS)

No dejemos que flagelen nuestra piel.

Que brille la verdad con todo su poder.

Y así podremos ver un nuevo amanecer, sin miedo a crecer.

Camino con las manos en los ojos.

No quiero que nadie los vea rojos,

y me pregunte cuál es el motivo de mi dolor.

Es por tí, pero sólo lo sé yo.

Empiezo a beber más de lo debido.

Todo me parece repetido

y la ciudad quiere dar la espalda a mis gritos.

¿Dónde estoy? Sin tus manos, ¿dónde voy?

Estoy perdido, estoy perdido

en el olvido de un extraño laberinto.

Estoy perdido, estoy perdido.

Un espejismo de mí mismo al borde del abismo….estoy perdido.

Escucho los mensajes que grabaste.

Todo lo que tengo para amarte,

es tu voz, el recuerdo de tus ojoz verdes,

una flor y tu olor en mi colchón.

Y ya, nada volverá a ser como antes.

Puede que algún día vuelva a verte,

cuando las nubes grises se disipen por fin,

y tus manos consigan entenderme.

(CHORUS)

Cada paso, cada huella que he dejado atrás,

me hace ver que no he cambiado desde preescolar.

Ni una mísera intención por ver la dirección,

que nos marcan los que creen que tienen el control.

Y yo no, no quiero ver, no quiero ver.

No, no quiero saber.

Quién dice, quién marcará mis esperanzas,

ni a quién vendo mi alma.

No quiero, no aguantaré.

Yo quiero ser libre, para equivocarme

o para hacer lo posible,

por ser quien siempre quise ser

Como un animal privado de su libertad,

sin poder ver si quiera la jaula en la que está.

No drogues con programas de televisión,

ni me impongas nuevos ídolos que cantan pop

Y es que yo, quiero gritar, quiero gritar.

Dios, dejadme respirar.

Cambiemos las normas que han impuesto

sin consultas y sin historias.

¿Por qué tenemos que tragar?

¿Qué reyes?, ¿qué hostias?,

no me quieras hacer ver que soy gilipollas

No quiero, no aguanto más

(CHORUS)

Ando descalzo y solamente alcanzo a vislumbrar,

aquel extraño ser, que es capaz de volar más allá, más allá

Sombras alrededor que indican que he perdido perspectiva de la realidad.

Voces que sin control, me dicen la salida que tomar

Si consiguieras ver el mundo que he creado sin querer.

Cierra los ojos y obsérvalo sin mirar. Siéntelo, sin temer

Abrázame sin más y no preguntes nada

que pudiera perturbar la paz,

que existe entre los dos.

Recuérdalo si un día no estoy ya

Como un político corrupto y disfrazado de honradez,

te miro y no se bien,

cómo decirte que ya no soy aquel

a quien creíste querer.

Tendré que borrar las huellas del desastre.

Tanto tiempo y no he sabido conocerme.

Si oigo una sirena no miro hacia atrás,

siempre he preferido buscar a encontrar.

Tropezando varias veces sin quererlo,

con la misma piedra que se ve de lejos.

Eliminaré las pistas otra vez,

olvidando lo que soñé.

Después de caer puedo volver a levantarme.

Mirarme los pies de regreso a ninguna parte.

Buscaré después los errores que me hicieron no aprender

y podré entender de ahora en adelante.

Mírame a los ojos, búscame de lejos.

No preguntes, no amenaces, no me des consejos.

Es probable que te pase alguna vez.

Si es así, recuérdalo bien.

(CHORUS)

Gafas de pasta, sueños de cartón,

bobadas varias, bailes de salón.

Simplificando mi contradicción,

me cuelo en tu corazón.

Puedo besarte, puedo escurrir

el bulto entre mis piernas y fingir.

Labios sellados y una copa más,

queriendo estar en soledad.

Descolocando la decoración, desordenando la verdad.

Pidiendo paso para ir a dormir y descansar.

Sólo tú, sólo tú estás.

Y el duende rojo me hace despertar,

aulla en mis oídos sin piedad,

clavando dagas negras al dragón

y vomitando en la revolución.

Parece ser que mi drogadicción podrían ser tus manos.

Mi lengua ha conseguido destrozar las armas que me podían salvar.

Y en caída libre desde tu balcón,

diapositivas blancas reducen la velocidad de mi final.

Parece ser que ya no hay vuelta atrás,

me bebo la belleza de tus ojos en mis sesos

que se esparcen ya

Ahora que todo acabó, recogeré mis pedazos

y por más que te busque en la noche no te encontraré

Ahora que todo murió, nada apacigüa mi alma

y en la soledad de estos muros sobreviviré

Nunca he entendido muy bien las razones, nunca he sabido llevarlo muy bien.

Entre la espada y la pared me perderé.

La vida poco me ha enseñado aún de las cosas del querer,

ahora se que querrás olvidarme pero no me escaparé

Mírame a los ojos, dime lo que ves.

Mírame sin miedo, verás que todo fué real.

Ahora que todo acabó, recogeré mis pedazos

y por más que te busque en la noche no te encontraré

Ahora que todo murió, nada apacigüa mi alma

y en la soledad de estos muros sobreviviré

No hay nada que pueda servirme cuando esté tan derrotado

que el mundo se estreche alrededor y yo me encoja con él.

Tu cuerpo siempre fué mi templo, tu mente mi claridad,

tu ausencia mi abandono, mi fragilidad

Mírame a los ojos, dime lo que ves.

Mírame sin miedo, verás que todo fué real.

(CHORUS)

Podría estar sin tí, lo sé.

No tengo porque adherirme a tu piel,

aunque existan mil razones para extrañarte.

Podría desaparecer,

podría dejarte atrás, podría abandonar,

los recuerdos en mi mente y que no vuelvan más.

Pero no, no sería justo olvidar

cómo asesinaste la soledad.

Tenías que ser tú quien vió,

algo diferente en mi mirar,

abrazando todas inseguridad,

oculta en mi disfraz.

Puedo decirte adios, lo sé.

Puedo encerrarme y olvidar cómo fué,

reprocharme tu ausencia cien cigarros después.

Puedo acabar aquí.

Puedo andar de puntillas por la vida.

Puedo odiarte en la distancia

o creerlo así.

Y ver, que he perdido la oportunidad,

de ir pisando fuerte y sin preguntar,

sin tener que pedir perdón,

por ser cómo soy, por despertar,

por tenerte cerca, por escapar

del resto de la humanidad.

Podría, podría….

Necesito una lucha sin condición

sin quererlo me siento atrapado

en la red que tejiste con precaución

con deseos de verme apagado

Y no puedo creer que no me diera cuenta

no juegues con mentiras encubiertas en tus nubes de algodón

vives creyendo amar a quien te quiere

calienta tu ambición a costa de..

Provocar tensión, pedir perdón y vuelta a empezar

retozando en mi colchón me engañas.

Disfrutando con mis dudas conquistas el país de la frialdad

y es peor no seguir tus pasos

Una vez y otra vez aplastándome

no soy más que un juguete en tus manos

al que no dudas poner cara a la pared

cuando no cumple con lo acordado

Y un día romperé las cuerdas que me atan a ti

No está lejos el momento de escapar

Y volar gritando alto que soy libre otra vez

Abrazar mi sueño, respirarlo

Y tocar mi techo sin tu sombra diciendo que no llegaré

No volveré a sentirme atrapado

Album Review

El álbum se grabó en el 2006. Hay una adaptación al español del Too much love will kill you, de Queen, en la que el mismísimo Brian May es el que toca el punteo. La banda de Momo Cortes, aparte de las composiciones propias que se muestran en este álbum, está especializada en hacer versiones de las canciones del grupo Queen, y se los suele ver durante todo el año por toda España.
- Momo Cortés